INSTRUMENTACIÓN QUIRÚRGICA

¿QUÉ ES LA  INSTRUMENTACIÓN QUIRÚRGICA?

Por Alicia Ahumada

Es una conformación de conocimientos y procedimientos. Esto es, saberes y técnicas que configuran una práctica de salud o una práctica que se da en el campo de la salud, en el ámbito específico de una intervención o proceso quirúrgico. Esta definición puede ser vista como un punto de partida y como un punto de llegada, pues es sumamente complejo, en primera instancia, definir un campo y paralelamente una práctica, es decir, tratar de explicar la constante interconexión de la teoría y de la praxis. Según María Elena de Zan. Una disciplina está integrada por:

·      Información

·      Estructura sintáctica y relacional

·      Modos operativos

Ello hace referencia a que el saber humano “se estabiliza delimitando campos operativos .....en relación a ello se construyen categorías y métodos, se estipulan criterios y se conforman lenguajes específicos de diferentes grados de precisión”. En esta dirección la Instrumentación Quirúrgica, como subcampo en el campo de las ciencias de la salud, se relaciona directamente con el saber humano, lo cual significa además de considerar campos, conocimientos, hablar de sujetos que portan y trabajan con estos conocimientos y, sobre todo, hablar de sujetos “sobre” o “en” los cuales se realiza una práctica de salud.

La Instrumentación Quirúrgica toma forma en las prácticas de salud mediante nuestra acción, Instrumentadoras-es Quirúrgicas-os, quienes conformamos y modificamos constantemente el campo de la misma.

En la realidad ésto se sustenta en una red de conceptos (corpus teórico), procedimientos específicos (normas técnicas) y valores y actitudes (normas éticas). Durante la formación en la carrera abordarán estos tres aspectos. Pero es importante tener en cuenta que esta realidad que conocerán es una secuencia más en la historia de un campo y una práctica que se construye día a día

Hablemos de ésto

Ningún campo de la ciencia surgió como tal sin trazar una historia de adelantos, quietudes y conflictos. Es necesario conocer la historia del campo disciplinar en el que nos queremos formar, el saber humano es básicamente historicidad, queda abierto a múltiples alternativas, es móvil, son emprendimientos humanos, proyectos con cuyas bases se van perfilando los campos y sus objetos.

Conozcamos los orígenes de la instrumentación

Surge como necesidad de una ayudantía o asistencia en las acciones de la cirugía, durante la Segunda Guerra Mundial.

Con la aparición de los antibióticos y su capacidad de controlar la infección, los cirujanos de guerra fueron capaces de operar y salvar la vida de muchos más pacientes de lo que era posible previamente. El incremento de los sobrevivientes en el campo de batalla imponía la necesidad de una persona con competencias específicas para ayudar en cirugía. La Armada empieza a entrenar a cuerpos de hombres para realizar dicha tarea, los cuales trabajaban bajo la supervisión directa del cirujano.

De este modo nace una nueva profesión, que el Ejército llama Instrumentadores Quirúrgicos.

En nuestro país, los inicios de la actividad datan de las primeras décadas del siglo XX, originada por la necesidad que se les planteaba a los cirujanos, de generar la presencia de un nuevo integrante del equipo quirúrgico que ayudara a preparar, acondicionar y suministrar el instrumental y material utilizado en las operaciones. El principal propósito fue acortar y mejorar los tiempos quirúrgicos en beneficio del paciente.

Las situaciones críticas, donde la clínica y la farmacología no fueron suficientes, imponen una nueva salida, que compromete al sujeto en su esencia y más aún a su cuerpo y a su vida. Aparece entonces la cirugía como intervención reparadora y curativa. Dicha acción trae aparejada la necesidad de una atención específica en un doble sentido: al profesional que la pone en acción y al paciente que la protagoniza, quien no sólo sufre de una dolencia específica, sino que se encuentra en un estado de indefensión y transitoriamente renuncia a su situación de conciencia y toma de decisiones. La asistencia, apoyatura y administración del espacio de dicha práctica corre por cuenta de la instrumentación.

La salud es un bien único y un derecho de los sujetos

El Instrumentador participa junto al resto del equipo quirúrgico en un acto único que le confiere conocimiento de los hechos que se desarrollan en dicho ámbito. Esto le permite planificar y observar cuáles serían los correlatos adecuados en el manejo y recuperación del paciente quirúrgico, quien requiere de la atención de un recurso humano que esté capacitado para utilizar los medios técnicos, que posea los conocimientos científicos y que valorice al paciente como persona necesitada de su asistencia, desde que ingresa al centro quirúrgico hasta el egreso del mismo.

En estas épocas de crisis de valores y sistemas, de adelantos tecnológicos, de mejoramiento de técnicas y estrategias y de métodos de rápido diagnóstico, hay algo que sigue teniendo el mismo peso y vigencia de siempre: la PERSONA ENFERMA y más aún si la misma ha llegado a una situación límite, como lo es el paciente que encontramos en el quirófano.

Si mantenemos esta idea, vemos que no hay suficiente calidad y cantidad de recursos, ni una organización efectiva de los mismos, lo cual es esperable que se mejore prontamente. A ésto debe sumarse la necesidad de contar con un andamiaje técnico e instrumental que posibilite la continua optimización de los servicios en salud.

Por último, futuros Instrumentadores, recuerden que la Salud es un bien único y un derecho de los sujetos. Los que sentimos la Instrumentación Quirúrgica, debemos estar dispuestos a trabajar con nuevos métodos y aceptar nuevas ideas. El cambio no es fácil, necesita de esfuerzo mental y físico, ello genera incertidumbre, pero sólo esta búsqueda nos permitirá no renunciar a la superación. El compromiso asistencial, la actitud humana y el abordaje ético que pudiéramos hacer día a día en el ejercicio de nuestra profesión, la convertirá en un campo de continua revisión y enriquecimiento, brindándonos en consecuencia un rol más completo y superador del que hoy tenemos. No olvidemos, teniendo en cuenta los valores universales, que estamos atendiendo a personas desde nuestro deber ser profesional y que ellos lo demandan desde el derecho primordial de atención de su salud.

 

MI EXPERIENCIA DESDE INSTRUMENTACIÓN QUIRÚRGICA.

Por Marcelo A. Hartman [1] .

¿Cómo surge la  Instrumentación Quirúrgica?

“La necesidad de personal asistente en cirugía no surge hasta la Segunda Guerra Mundial..... Con el desarrollo de los antibióticos como penicilina y sulfas, los cirujanos de guerra fueron capaces de operar y salvar las vidas de muchos más pacientes de lo que era posible previamente. El incremento de los sobrevivientes en el campo de batalla creó una escasez  drásticas de enfermeras .... Para abastecer los hospitales  de campañas en los teatros de operaciones del Pacífico y Europa, la armada comenzó a entrenar cuerpos de hombres para ayudar en cirugía, un papel que previamente había sido cumplido únicamente por enfermeras.  En ese momento se contaba con el cuerpo de hombres para administrar anestesia y también para actuar como primer ayudante del cirujano. Cuando las enfermeras no estaban disponibles, como en los barcos de combate donde no se permitían mujeres, el cuerpo de hombres trabajaba bajo la supervisión directa del cirujano. De éste  modo nació una nueva profesión, que el ejercito llamó instrumentadores quirúrgicos [2]

Mi experiencia.

Se hace difícil transcribir en un papel la experiencia de cada uno, hoy me gustaría contarles y ya como egresado las satisfacciones que me brinda el ser “Instrumentador Quirúrgico”.

Ingreso a la carrera de Instrumentación Quirúrgica hace apenas tres años. Desde su comienzo, me atrapó el rol que iba a tener en el presente.

Durante el primer año y a pesar de encontrarme en el comienzo de una etapa difícil, donde la secundaria nos dejaba un dejo de nostalgia y el cambio de ciudad nos producía tristeza a muchos, comencé a incorporarme en las tareas que se realizaban dentro de la carrera, forme parte junto con mis compañeros en la organización de las Jornadas de Instrumentación  Quirúrgica  que se realizan anualmente y nos unimos a los docentes integrando la Comisión Curricular de la carrera.

Y el día llegó. Ansiedad, nervios, miedos y un cúmulo de sensaciones no descriptibles me acompañaron en mi primer día de quirófano. Cuando ingresé al que iba a ser  mi campo de trabajo, “algo” sucedió, me sentí atrapado por ésta elección, y comprendí que había tomado el camino indicado.

Ya en segundo año, retomamos nuestras actividades y agregamos a ellas la participación en el XX Congreso Argentino de Instrumentadores Quirúrgicos  de la A.A.D.I. [3] de nuestra promoción con un póster que llevó el primer premio en póster científico de alumnos.

Desde allí en más, y ya encontrándome con mi titulo en la mano, tenia un camino por recorrer que era otra vez nuevo pero distinto al de años anteriores, era un profesional del equipo de salud con un rol e incumbencias definidas.

No podía dejar la Facultad tan fácilmente, y seguimos unidos con algunos de mis compañeros, poniéndonos a trabajar en el campo de la investigación., totalmente desconocido hasta ese momento para nosotros. ¿Por qué ahora esto? Nos preguntaban algunos de los ex alumnos...es difícil explicárselos, nuestros Docentes nos convocaron, e invitaron a participar en este nuevo desafío y como todos los otros anteriores, aceptamos,  y llegamos a otra presentación de póster de Investigadores Jóvenes en el marco de las XI Jornadas de Jóvenes Investigadores de  AUGM [4] y Primer Encuentro de Jóvenes Investigadores de la UNLP [5] , donde se reúnen diversas Universidades de Latinoamérica, encontrándonos ante miles de asistentes, donde nuestro póster fue seleccionado para ser presentado en  una disertación  en la cual desarrollamos nuestro trabajo de investigación.

 A los pocos días, nuestro destino era el VI Congreso Latinoamericano de Instrumentadores Quirúrgicos y XXI Congreso Argentino de Instrumentadores Quirúrgicos de la AADI , presentando – y basándonos en el premio del año 2001- otro trabajo científico, pero esta vez con carácter profesional, donde obtuvimos nuevamente el primer premio.

            Todas estas satisfacciones, para mi particularmente, han hecho que como Instrumentador Quirúrgico sienta que nada de lo realizado fue en vano, que mi rol  de Instrumentador en el lugar que desarrollo mis tareas (Hospital de Zona “J. J. de Urquiza”) y Docente de esta Facultad, crezcan y se fortalezcan cada día.

Sepan que, aunque  a Uds. hoy todo les parezca incertidumbre, nuestra carrera es una carrera joven dentro de la institución, que ha tenido mucho tiempo un carácter a termino, por lo que se trabajó y se consiguió la permanencia dentro de nuestra facultad, para poder lograr la jerarquización que se merece todo educando que quiera pertenecer a ella. Porque  formamos parte de un equipo de salud, donde debemos capacitarnos día a día y donde lo primero y primordial  es el paciente quirúrgico.

El rápido desarrollo del conocimiento en especial la ciencia y la tecnología, y el importante avance logrado en los últimos años hacen necesario establecer un proceso de capacitación permanente para integrar grupos multidisciplinarios que permitan interrelacionar disciplinas para abordar problemas complejos.

Ningún profesional de la salud puede dejar a un lado el aporte que el conocimiento científico de las ultimas décadas le brinda para la mayor atención de los pacientes. También estos adelantos han generado la necesidad de diversificar las funciones del equipo de salud. Cada profesión otorga mayor seguridad a la tarea conjunta y garantiza desde el recurso humano capacitado, la calidad de la atención de la salud, por ello en forma permanente, debemos realizar actividades de capacitación bajo la certeza que sin ella hoy seria imposible desempeñarse con idoneidad.

Por ello los invito a integrarse y a querer nuestra carrera como lo hemos hecho muchos de los ex-alumnos que todavía hoy volvemos a nuestra Facultad, la que nos formó como profesionales de la salud.

Como a todos ustedes, también a mí, el comienzo crea incertidumbre, muchas preguntas y respuestas poco entendibles..., no puedo explicarles cuando hallarán todas las respuestas, pero sí decirles que las encontrarán  y no estarán solos. Suerte y Bienvenidos.

[1] Egresado de las carrera de Instrumentación Quirúrgica – Promoción 2001.

[2] Textual de Joanna Ruth Fuller, CST. “Instrumentación quirúrgica”. Tercera edición, Bs. As., Editorial Medica Panamericana, 1995.

[3] Asociación Argentina de Instrumentadoras.

[4] Asociación de Universidades  “Grupo Montevideo”. Compuesta por universidades de Brasil, Paraguay, Uruguay, Argentina............

[5] Universidad Nacional de La Plata.